Twitter del autor

Tumblr del autor

lunes, 29 de diciembre de 2008

Nanotecnología

Ignacio lucía un chaleco suave y colorido. Caminaba sereno y despreocupado hacia el trabajo mientras escuchaba su mp3. En la radio, alguien hablaba irónicamente de un experimento que salió mal en alguna parte del globo. Ignacio entró a un mini mercado, dio los buenos días y compró unas nuevas conservas para la noche. Ya en la calle, pasó por un comercio donde vio inmóviles transeúntes frente a una vidriera que exhibía televisores apagados. En un cyber, más adelante, le pareció ver a todos sentados quietos frente a las computadoras y sonrió pensando en la actitud típica de los cibernautas. Una ambulancia pasó rápido junto a Ignacio. Oyó decir en la radio las palabras “nano”, “problemas”, “deshágase”, a la vez que la emisión se entrecortaba. Ya no estaban burlándose. Intentó prestar más atención pero un hormigueo le recorría el cuerpo a la vez que su mp3 comenzaba a producir un sordo silbido. Algo andaba mal. Tosió una vez. El hormigueo era más pronunciado, ya no notaba la suavidad de su chaleco. Bajó la vista y se dio cuenta de que este ya no era colorido. Un estático silencio abrazó la calle. Ignacio tosió por una vez más.

------

¿Qué es nanotecnología?

La nanotecnología es una rama de la tecnología de desarrollo en el siglo XXI, con un crecimiento vertiginoso en los últimos 4 años y que se vislumbra como parte de una revolución industrial que alcanza a todos los sectores de la actividad humana.
Se puede definir como aquella disciplina que se dedica a la fabricación de tecnología en miniatura. Es un campo de la ciencia dedicado al control y manipulación de la materia a una escala menor que un micrómetro, es decir, a nivel de átomos y moléculas. Las nanotecnologías prometen beneficios de todo tipo, desde aplicaciones médicas a soluciones de problemas ambientales y muchos otros.
Un nanómetro es la mil millonésima parte de un metro. Para comprender el potencial de esta tecnología es clave saber que las propiedades físicas y químicas de la materia cambian a escala tan diminuta.

Usos

Materiales más resistentes, pinturas o superficies que no se rayan, textiles que no se mojan ni ensucian, materiales que se auto reparan, fármacos que se dosifican en el lugar donde el organismo lo necesita, nanorobots que navegan en nuestras venas para curar enfermedades o para otras aplicaciones médicas, implantes óseos más duraderos, celdas solares más económicas, sustitutos más eficientes de materiales de construcción, envases inteligentes y más eficientes que permitan una correcta conservación de alimentos mediante envoltorios especialmente tratados para que sean antibacterianos, protectores solares, o ropa que genere energía a partir de nuestro caminar para alimentar dispositivos electrónicos como un mp3, son algunas de las promesas y realidades que la nanotecnología está ofreciendo al mundo.
El agro, la electrónica, la producción energética, la industria farmacéutica, la manufacturera, la producción de alimentos y aún las ramas tecnológicas como la biotecnología, se nutrirán de la nanotecnología como componente clave para el desarrollo.
La forma más simple de construir a partir de la nanotecnología es desatar procesos naturales, o sea: los átomos ABCD y E forman una estructura equis, lo único que los científicos deben lograr es manipular A y B para que se junten de manera que ellos solos sabrán donde están CD y E. Por esto no es necesario realizar todo el proceso de construcción, sólo dar el puntapié inicial. Este ejemplo burdo es la base junto a la cualidad de auto reparación, que los científicos tienen para desarrollar nanotecnología que se reproduzca a sí misma.

El problema

Sin duda son muchas las ventajas que esta disciplina pueda traer a nuestras vidas, pero el problema es que en el mundo no existe una regulación de esta tecnología. Ni en la Comunidad Europea, ni en Estados Unidos existe una legislación que controle éticamente los avances en nanotecnología. Tampoco en otras partes del mundo ni en nuestro país, en el cual existe desde abril de este año en Pando, un laboratorio de nanotecnología llamado NanoMat.
La gravedad de este asunto es sin duda lo poco conocida que es esta nueva ciencia, además de la cualidad de manipulación a nivel molecular lo que potencializa la inestabilidad de la materia. "Cuanto más se divide a la materia en trozos pequeños, más reactiva es y, por lo tanto, más peligrosa", indicó Daniel Bloch, médico laboralista en la Comisión de Energía Atómica francesa.
A su vez, otra gravedad es la multiplicidad de usos, por lo que en muchos aparatos de nuestra vida cotidiana existen ya tecnologías nano y, según expertos, en pocos años serán aún más. Así mismo los trabajadores en el mundo en estos laboratorios están sin duda en una situación que no les favorece. Sin una correcta regulación de normas éticas, científicas, higiénicas y de bioseguridad es muy factible que estos trabajadores trasporten sin saberlo fuera de su lugar de trabajo nanopartículas en su propio cuerpo debido a que están constantemente aspirándolas y, por las propiedades químicas de las mismas es impensable saber cuáles serían las consecuencias que traería a nuestro cuerpo un “pequeño error”. Además, las nanopartículas se auto reparan y son inteligentes por lo que la reproducción sin necesidad del científico o técnico (el componente humano) está más cerca de lo que se pueda llegar a imaginar. ¿Qué pasaría si esas partículas de “contrabando” en los trabajadores comenzaran a reproducirse?

También es bueno tener en cuenta los inmensos presupuestos que los gobiernos vuelcan a esta tecnología emergente en todas partes del globo. En Estados Unidos se aprobó un presupuesto de 442 millones de dólares en el año fiscal que finalizó en setiembre de 2001, lo que significó un salto de 56 por ciento más que el año anterior. En 2002 se concedió otro incremento del 23 por ciento. En otros países, entre ellos Japón y Corea del Sur, los fondos totales para nanotecnología saltaron de 316 millones de dólares en 1997 a cerca de 845 millones en 2001.
Algunos explican estos desmedidos cambios de parecer a una carrera por alcanzar resultados antes que otros además del potencial bélico que tiene esta tecnología.
Es por todo esto que se han disparado los estudios de investigación y desarrollo en esta área en el mundo entero. Metafóricamente hablando las investigaciones en esta área se están “reproduciendo”.

La industria del billón de dólares, la pregunta del millón

En distintas partes del globo se está implementando el uso de nanotecnología en artefactos eléctricos, alimentos, comunicaciones y un gran etcétera. La pregunta clave es ¿por qué no se regula su estudio? ¿Se conocen y se tienen en cuenta realmente los riesgos de esta tecnología? ¿Se comprende el proceso o solo se “para en hombros de gigantes” y se da el próximo paso? Se está hablando ya de aplicar nanotecnología conjuntamente con inteligencia artificial y clonación en un futuro próximo. ¿Estamos todos preparados y suficientemente informados como para tener debates concienzudamente o solo para exclamar desde el asombro?
La nanotecnología es ahora, sería prudente controlar y legislar esta tecnología además de fundamentalmente un fuerte, ético y riguroso estudio por parte de los científicos antes de seguir avanzando ciegamente ya que, una vez puesta en marcha la rueda, los resultados podrían llegar a no ser los esperados. Sería bueno tener “frenos” confiables.
A su vez los frenos pueden ser “burlados” por los nanos como un virus burla al remedio.
Que la frase “estaban tan preocupados en ver si podían hacerlo que no se preguntaron si debían hacerlo” no se aplique a este caso.

------

Ignacio trabajaba en un laboratorio de nanotecnología, todos los días manipulaba nanopartículas. Su ciudad era pionera en aplicar esta ciencia a aparatos y materiales totalmente cotidianos. Su primera impresión fue de distancia prudente a los cambios de su ciudad, hasta que un día, una amiga, le regaló un chaleco suave y colorido.

------

Que Ignacio continúe siendo sólo una ficción.



2 comentarios:

Peter Parker dijo...

Excelente el relato de Ignacio y la crónica científica. La verdad es que da escalofríos.
Recuerdo en un episodio de Star Trek: Next Generation, en que una colonia de nanorobots se apoderaban del Enterprise y tomaron conciencia. Luego de llegar a un acuerdo, Picard los liberaba en un planeta desabitado para que lo colonizaran.

¡Creepy! Cof, cof, cof...

Lithium dijo...

Je, gracias Peter!! Siempre atento. Me alegro que te gustó mi pequeño trabajito. Si te interesó el tema hay muchísimo en la web para leer. Y si te interesa una novela de ciencia ficción sobre el tema acercate para el lado del amigo Crichton y su "Presa". Muy buen escritor y muy fácil de leer.
Y si, el tema da hormigueos en la espalda...