Twitter del autor

Tumblr del autor

jueves, 19 de noviembre de 2015

Gone girl

Más que interesante thriller de 2014 de la mano de David Fincher basado en el libro homónimo de Gillian Flynn con las actuaciones de  Ben AffleckRosamund Pike y Neil Patrick Harris.

Sinceramente esta película la tenía para ver hace tiempo, pero por un motivo u otro nunca encontraba el momento, de haber notado que era de David Fincher sin dudas me hubiera hecho el tiempo.

La historia es bastante conocida, el matrimonio perfecto, la vida de bien, la relación complementaria en todos los aspectos, dos personas de esas que el destino junta... hasta que el marido llega a la casa y la mujer no está, ahí es cuando las papas queman.

Como se ve en el trailer (no van spoilers), la mujer (Rosamund Pike) desaparece sin dejar rastros aparentes y el marido (Affleck) deberá comenzar la búsqueda junto a la policía y recibir todo tipo de acusaciones de parte de los medios de comunicación y la población.

Por eso decía, la trama es bastante conocida, hasta ahí. Lo que esta película hace de manera muy acertada es jugar con el misterio de qué realmente sucedió, qué tan "perfecta" era esa pareja perfecta, qué tan objetivos son los investigadores de la policía y cuál es el poder de los medios de comunicación en estos casos.

En estos dos últimos puntos es donde la película manda sus mensajes más fuertes, por un lado "las estadísticas muestran" y por otro "lo vi en la tv", y ahí es donde Fincher muestra que sabe, sabe construir personajes, sabe generar misterio y hacer dudar al espectador hasta de su propia sombra, y sabe darle giros y giros a un guión. Realmente estos factores son los que hacen a la película lo que es.

Las acusaciones, las revelaciones, el papel de víctima tan sobre-actuado y potenciado por medios de comunicación y políticos por estos días, la manipulación de la opinión pública sobre una persona, estos son algunos de los tópicos que la película toma y hace suyos, y realmente cuando termine la película más de uno dirá... "es tal cual". Nada es tan blanco y nada es tan negro, y la mayoría de las veces nos movemos en los acogedores grises.

La película se maneja en "versiones", la versión de algunos policías, la versión de los principales investigadores, la versión de los vecinos, la de la gente, la del marido y la mujer, la de cada uno por separado, la que los medios muestran, la que los medios ocultan, la de los abogados, y la de ese mundito aparte de la pareja "perfecta". Una más que interesante trama que lo va a mantener ocupado y atento a cada detalle durante toda la cinta.

Técnicamente la película está muy bien, con buena cinematografía, muy buen guión, buenas actuaciones todas, buena dirección, banda sonora, etc.

Quizá haya dos cosas que personalmente me llamaron la atención, no de forma negativa, pero quizá no concuerdan con el resto del filme.

Uno es un importante giro en la trama que segundos antes se adivina. Esto en realidad no afecta mucho ya que lo brillante de la peli es cómo se llega a lo que se llega, la construcción de la historia y el misterio es lo que realmente vale.

El segundo momento sí es bastante frustrante y es el final, lamentable pero cierto. Con una película tan buena, con una historia tan buena, con una expectativa tan bien generada, el final no calza, no es despreciable, pero podría ser muchísimo mejor, sobre todo si Fincher nos tiene acostumbrados a finales de relojería. Pero bueno, todo no se puede.

Realmente recomendable, véala.
Salud!