Twitter del autor

Tumblr del autor

jueves, 29 de octubre de 2015

High fidelity


Adelantemos las cosas... excelente película del 2000 dirigida por Stephen Frears con John y Joan Cusack, Iben Hjejle y una de los mejores interpretaciones de Jack Black (personaje que básicamente repitió en una o dos ocasiones). Una de las películas indispensables en la lista del gustoso por las comedias románticas, pero de esas que no entran en la pavada. Y sin dudas una de las bandas sonoras más disfrutables si le gusta el rock y el pop.

Esta película, basada en el libro homónimo de Nick Hornby, cuenta la historia de Rob Gordon (Cusack) un fanático compulsivo de la música dueño de una tienda de discos con una vida normal y las circunstancias que atraviesa cuando su novia lo deja. Ahí comienza la película y ahí está la peculiaridad de esta película. Toda la película es sobre la ruptura, sobre cómo Rob lo toma y cómo se dan los demás hechos de la vida cotidiana potenciados en sus efectos sobre la vida de Rob.

Estos hechos en la cinta, si bien están exagerados por momentos, son totalmente palpables e identificables, y la curiosa forma en que el personaje de Rob piensa y habla con el espectador directamente a la cámara hacen aún más rica la forma en que se nos presenta la historia y la relaciona aún más con quien disfrute de este filme.

Otro de los aspectos destacables de la película es la manía de los tres personajes principales (y al parecer algunos de los asiduos a la tienda de discos) de elaborar Top 5 de canciones de acuerdo a las emociones que en ese momento estén pasando. Una curiosa forma de encajar la impecable banda sonora realmente dentro de la película. Pero el Top 5 de Rob pasa a formar parte de otros aspectos de su vida, por ejemplo el “Top 5 de los trabajos soñados” o el “Top 5 de las rupturas amorosas”, este último clave en la historia.

Es mediante estas manías compulsivas y otros refugios que el protagonista trata de lidiar con la separación, con su vida, con sus sueños y todo lo demás hasta que va llevando al espectador a la conclusión de toda la película... que obviamente no vamos a spoilear.

Sin dudas High fidelity es una más que interesante película, muy bien hecha, con actuaciones acordes, ricos personajes, una muy buena historia simple pero fuerte, un buen guión, buenos toques de comedia y una realmente gran gran banda sonora.


Más que recomendable para todo el que guste de este tipo de películas.