Twitter del autor

Tumblr del autor

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Don't be afraid of the dark

Película de 2010, dirigida por Troy Nixey, producida por
Guillermo del Toro, con Guy Pearce, Katie Holmes y Bailee Madison. Remake de la cinta de John Newland de 1973.

La historia del hada de los dientes (otra vez) con un toque místico y terrorífico (también otra vez). Una película poco aprovechada solo para un rato y nada más. Los problemas psicológicos, depresión, rechazo o aislamiento por la separación de los padres de una niña solo asoman en una escena explicativa y no en símbolos a los largo de la peli. En vez de eso, la obviedad nos golpea la cara. Si se hubiera tomado para el lado del terror o suspenso psicológico y la duda de que tan cuerdos están los personajes hubiera tomado otro vuelo sin duda, pero bueno, no fue así y está bien, también las hay de estas.

La historia va de una niña que se va a vivir con su padre y la novia de éste en una casototota que están remodelando.

Hasta acá: “mi mamá me echó y papito tiene alguien que intentará remplazar a mamá y a mi” (y el cine nos dice que “al final la voy a aceptar”).

En idas y venidas la niña descubre un sótano con una puertilla que esconde algo (no, no es un asmático). Gracias a un padre totalmente permisivo y descuidado de lo que hace su hija la niña (sí, oh sí!) abrirá la puerta liberando el oscuro secreto (que son unos bichitos que vemos en la
sinopsis y en la primer escena de la película).

En este pasaje es: “como mis padres se separaron hago lo que se me antoja, no le digo ni reventá al jardinero – que nuevamente el cine nos dice que se las trae, que algo sabe, que va a recibir un viandaso en algún momento próximo a la mitad de la peli y que luego la niña también va a aceptar – revuelvo la casa de pies a cabeza y todavía abro la puertita que todo indica no debo abrir, para colmo oigo voces y cuchicheos truculentos que me dicen ‘queremos jugar contigo, je je je’ pero igual abro, y bueno, como es obvio me sale algo que me arremanga las medias de miedo y voy a llorar a la cama de la mina que no me banco por moverse a mi papito”.

Una película muy predecible, obvia, que constantemente resalta y explica cosas que se caen de maduro o se acaban de ver. Se destacan buenos escenarios Guillermodeltorescos pero lamentablemente no alcanzan acompasados con una banda sonora que va para cualquier lado con solo uno o dos momentos acertados en el filme y unas actuaciones muy flojas y algunos diálogos (además de predecibles) igualmente de flojos.

La niña se hace odiar y uno espera que le caiga el hachazo pasados los 10 minutos de aparecer aunque sabe que no va a pasar. Lo más increíble es que solo en un momento de la película a alguno se le ocurre agarrar un bichito (no más de 20 centímetros de criaturita molesta) y tirarlo
lejos (dentro de toda la obviedad, el reflejo más obvio sería hacer eso pero no).

Mucho cliché (momentos, personajes, diálogos, etc.), aburrida al comienzo aunque hacia el final repunta un poquitín. Muuuuy molesto e inapropiado el constante cuchichear de los bichillos (como también es predecible, Guillermo del Toro es una de las voces de los bichos) en fin, una
película que se deja ver pero que prometía mucho más. Una peli para pasar un
rato sin mucho afán de nada sustancioso.

Don't be afraid of the dark (John Newland - 1973)





Don't be afraid of the dark (Troy Nixey - 2010)