Twitter del autor

Tumblr del autor

jueves, 30 de septiembre de 2010

Låt den rätte komma in (Déjame entrar) (Deja que entre el apropiado)

Película sueca de 2008 dirigida por Tomas Alfredson, con Kàre Hedebrant (Oskar) Lina Leandersson (Eli). Banda sonora a cargo de Johan Söderqvist.
Muy pero muy buena película!! Cine europeo de la mejor calidad! Ya mismo corra a verla, buscarla, alquilarla a conseguirla de algún modo! Bueno, en realidad lea y después haga lo que le plazca.

Esta película es una de esas películas que oímos algo, nos interesa y mágicamente cae en nuestro regazo en el día justo que teníamos ganas de ver una buena película. Coincidencias de la vida.

La peli trata de manera más que detallista los devenires de principalmente dos niños de 12 años que atraviesan uno de esos momentos en la vida que nos sentimos algo alienados, confusos y parece que no cabemos en ningún cajoncito de los que nos ofrece la sociedad. Dos niños, una niña y un niño que siendo muy distintos en sus actos y en lo que los moviliza descubrirán que en realidad los abraza un mismo sentir y se verán más que envueltos en una relación dependiente en ambos sentidos.

Indudablemente los problemas surgirán y no todo lo que parece ser es, y el drama se convertirá en una historia minimalista con severos toques de suspenso y terror. Un filme amparado en una excelente fotografía, un uso más que detallista del foco que acompaña cada signo y mensaje del filme, una buena banda sonora muy adecuada, un guión interesantísimo y una película muy pero muy pulidita.

Otra forma de hacer cine sin dudas. Desde la simpleza y lo minimalista se refleja en la pantalla el amor, el contraste de la inocencia y ternura juvenil y comportamientos propios de niños con la curiosidad característica de la pubertad y el sadismo y la crueldad que desencajan con la niñez en una historia absolutamente recomendable.

Nada más, y espero no haber quemado ninguna nave. Salud por todos los involucrados. Véala.
Ah, y como es obvio ya los estadounidenses hicieron su versión...

Predators

De la mano de Robert Rodríguez en la producción nos llega esta nueva secuela de la clásica e insuperable Predator de 1987 y dirigida por John McTiernan con unos señores nombres en la producción, guión, efectos especiales, etc.

Esta vez el director es Nimrod Antal… y por supuesto que el resultado es muy inferior.
Si bien la película original tuvo una secuela que no llegó ni a los talones y luego vinieron los híbridos de Alien vs Predator en sus dos filmes que bajaron aún más en calidad la esperanza nunca muere. Uno pensaría que esta nueva película podría ser un poco mejor debido a los tiempos que corren y a que era puramente sobre el personaje creado por Stan Winston sin mezclas raras y volviendo a la selva.
El resultado de este nuevo filme no es malo, pero casi.


Para empezar estamos en el planeta de los Predadores (bueno, se acepta), tenemos no uno sino tres Predadores nuevos, más un clásico, más un perro de caza (sí, leyó bien) más nuevos artefactos, apariencias y demás chiches. Todo esto podrá resultar atrayente pero en realidad o no se aprovecha o, debido a que no hay una historia de fondo más que gente contra bichos, la calidad de la película va en picada a medida que el metraje avanza. Hasta tenemos un personaje perturbado por estar meses sobreviviendo en el planeta por sí solo que podría ser muy bien tratado y cosechado pero se queda en algo a medio camino que no deja de parecer un simple relleno.

También parece que la elección del cast Predador o la dirección de los actores no fue muy beneficiosa ya que basta ver unos minutos a las criaturas para notar algo raro y muy distinto al Predador interpretado por Kevin Peter Hall en el clásico del ’87. Aquel era cool, fuerte, confiado, realmente se imponía, estos son casi monigotes.

Aquellos que disfrutamos de filme original y su excelente banda sonora a cargo de Alan Silvestri reconoceremos ciertos guiños (muy pocos) y el soundtrack original casi inalterado, pero nos dolerá ver que por momentos lo que se intenta hacer es copiar más que llevar una historia propia. Una lástima en un personaje que da para mucho.

Entonces, si usted quiere ir al cine a verla vaya a pasar un rato pero vaya sin muchas expectativas o, si prefiere, haga como muchos y véala en internet sin pagar una entrada. No se va a arrepentir de mucho.

Igualmente salud por el intento y un gran SALUD por el filme original… que obviamente verlo de nuevo fue lo primero que hice después de ver esta nueva Predators.